THE MEXICAN ADVENTURE CAPÍTULO VI: SIERRA MADRE, PASOS DEL PUMA - Jordi Brú
16273
post-template-default,single,single-post,postid-16273,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

THE MEXICAN ADVENTURE CAPÍTULO VI: SIERRA MADRE, PASOS DEL PUMA

THE MEXICAN ADVENTURE CAPÍTULO VI: SIERRA MADRE, PASOS DEL PUMA

Son las 4 de la madrugada. Suena el despertador. Debemos apresurarnos pues a las 5 nos pasa a buscar Diego para irnos a una comunidad un tanto remota de la Sierra madre. Si todo va sobre lo previsto, llegaremos en unas cuatro horas y media. Aquí en México las distancias son muy grandes. El país es muy grande.

Paramos a mitad del camino a desayunar. Un desayuno fuerte para aguantar una larga jornada. Dejamos atrás las comunidades mas grandes (Villa Hermosa y Villa Corzo) para tomar una pista de tierra. Cuando ya llevamos un buen rato de pista: “Oh, sorpresa”! Una iguana negra en medio del camino, la cual no se inmuta y nos deja hacerle una buena sesión de fotos. Diego baja para complementar su archivo personal y el de la entidad para la que trabaja: Pronatura Sur. Una entidad que se dedica a la preservación y mejora del medio ambiente del país, una labor totalmente necesaria en un país con la riqueza natural que ostenta México.

Pasadas las 11 llegamos a nuestro destino, el Ejido Juan Sabines Gutiérrez, una pequeña comunidad en medio de la Sierra Madre, incluida dentro de la Reserva de la Biosfera de la Sepultura. Los vecinos de la comunidad tienen un aprovechamiento forestal de madera, con eso se ganan la vida. Y Pronatura Sur les ayuda con apoyo técnico para poder realizar este aprovechamiento de un modo sustentable, y preservando aquellas zonas con una biodiversidad más sensible.

Dejamos las mochilas y salimos al encuentro de Jaime y el resto de hombres. Allí, en mitad del camino, se monta una reunión improvisada con algunos de ellos. Diego quiere conocer como avanzan los trabajos y Jaime nos acaba acompañando a visitar la zona en la que han estado trabajando últimamente. Ellos mismos se encargan de reubicar a las orquídeas que caen de los árboles, y proteger o trasplantar a las cícadas que puedan verse afectadas. Jaime, nos muestra orgulloso como ha rebrotado una de estas cícadas que habían tenido que podar porqué sus hojas habían sido comida casi en su totalidad por unas orugas. Sí, en esta comunidad no sólo se saca madera del bosque, sinó que sus habitantes se preocupan para mejorar su entorno. Diego le enseña una herramienta nueva que usaran para marcar los árboles y servirá para delimitar una zona de protección, pero será ya mañana cuando lleguemos a esa parte del proyecto.

No hi ha comentaris

Escriu un comentari